• Historia de las camisetas

  • Camisetas personalizadas

    Las camisetas surgieron en Europa alrededor del año 1913, se empleaba como ropa interior pues aún no estaban socialmente aceptadas como prenda de vestir corriente.

    Tras la Primera Guerra mundial, los estadounidenses se fijaron en que la ropa interior de los europeos era más ligera y puesto que la suya era de lana, un material caro y que mantiene muy bien el calor, un inconveniente si el objetivo de la prenda era el ser algo cómodo y confortable, decidieron adoptarla como suya.

    Los primeros inicios de las camisetas personalizadas fueron precisamente en este periodo histórico. Los soldados americanos comenzaron a colorearlas con tintes naturales, como el café. Posteriormente esta prenda se convertiría en parte esencial de la ropa de andar por casa.

    La camiseta como forma de expresión

    Han pasado los años y las camisetas se han convertido en un producto de marketing e incluso objeto de la alta costura, pero, sobre todo, en una forma de identificarse y expresarse; bien mediante las camisetas personalizadas o a través de la infinidad de camisetas comercializadas por las grandes marcas.

    Métodos para hacer camiseras personalizadas

    Existen infinidad de maneras de personalizar las camiseras, todos los que la imaginación pueda crear. Los más comunes y accesibles por todo tipo de público son los siguientes; por ejemplo, la impresión de serigrafías, estampados o imágenes. Este método se puede desde realizar en casa hasta a acudir a tiendas y comercios especializados para esta tarea.

    Con las nuevas tecnologías y la facilidad que se tiene ahora de contratar servicios a través de Internet, esta opción puede que no sea la más económica, pero si la más sencilla de llevar acabo. Otra de las múltiples opciones de personalización de camiseta es la de teñirla uno mismo o bien mediante químicos, como la lejía, o con tintes y pigmentos de colores.